Review de la Línea de Cuidado de manos de Deborah Milano

¡Hola a todos!

Hoy os escribo una entrada un poco diferente. No hace falta observar mucho para saber que cuando hago un review me gusta tener una opinión muy formada del producto y explayarme sobre ella. Como los productos de los que voy a hablar hoy son edición limitada, si siguiese ese modus operandi cuando os hiciese el review probablemente ya estarían más que descatalogados, así que en este caso he optado mas que por hacer un review, por comentaros muy resumidamente mis primeras impresiones de la gama de cuidado de manos de Deborah Milano de este otoño, intentando daros un punto del vista un poco diferente al de mis compañeras.

En primer lugar, la gama nos presenta un quita esmalte de acción rápida sin acetona. Yo no soy muy amiga de estos quita esmaltes estilo bote, ya que como os conté en la entrada de la mascarilla de manos, poco después de empezar a usar por primera vez un producto de este tipo (de otra marca) se me empezaron a poner las manos “de pena”. Realmente no sé si fue eso u otra cosa, pero sea como fuere la cuestión es que deje de usarlo y hasta ahora nunca había vuelto a probar otros. Éste lo he usado un par de veces y hasta ahora no he tenido ningún problema con la piel, pero tampoco me voy a arriesgar y voy a limitar su uso para casos puntuales. Uno de esos casos puntuales por ejemplo sería al ir de viaje, ya que es bastante pequeñito y tiene el tamaño ideal para meter en un neceser o incluso en el bolso. Por otro lado, os puedo decir que me ha gustado mucho el detalle de que no tenga acetona, ya que en teoría debería resecar menos que uno que sí que la tuviera, y aun así funciona a la perfección. Y por ultimo me gusta que no te deja las “manos pestíferas”, sino que tiene un ligero olor a gominola (sí, pone a almendras, pero a mi me huele a gominola). En definitiva, se lo recomendaría a todo el mundo que quiera probar este tipo de productos y a cualquiera al que los use habitualmente y le gusten, ya que me parece una buena opción a tener en cuenta dentro de este tipo de quita esmaltes.

En segundo lugar Deborah Milano nos presenta una crema de manos. Independientemente de que yo en cuestión de hidratación en general prefiero ceñirme a la cosmética natural, abstrayéndome de el detalle de que no lo es, me parece una opción muy interesante. ¿Por qué? Por el simple hecho de que tiene lo que dice (manteca de karité), y en consecuencia debería hacer lo que promete (hidratar). Además, si nos fijamos en la lista de ingredientes aparece el aloe vera en segundo lugar por detrás del agua, lo que implica que tiene una gran concentración de este principio activo. De todos modos, como no la he estado usando continuadamente mucho tiempo, no puedo hablar mucho más de su hidratación. Al igual que ocurría con el quita esmalte, su envase también me parece súper práctico, ya que ni es una “birria” de 30 ml que casi no sirve para nada, ni tampoco un armatoste de 100 ml que como lo quieras llevar en el bolso parece que vas a hacer pesas. Su olor me resulta muy agradable, como a limpio. Y finalmente, su absorción, sin ser la más rápida que he visto, sí que es bastante rápida. Resumiendo, también me parece una opción interesante para aquellas amantes de la cosmética convencional.

También me mandaron una base anti edad, que básicamente es una base rellenadora o anti estrías de toda la vida pero enriquecida con vitaminas. Creo que este es el producto que más me gusta de esta gama y el que más estoy usando. Para quien no lo sepa, las bases rellenadoras lo que hacen es crear una película sobre la uña un poco más gordita de la que crearía una base normal y hace efecto alisado. Realmente he visto bases así que rellenan más que esta, pero tardan muchísimo mas en secar. Esta disimula bastante bien las imperfecciones más leves, a cambio de una rapidez de secado notable. Supongo que con aplicar dos capas en lugar de una podríamos conseguir un alisado más marcado. Yo la he usado para aplicar sobre ella unos esmaltes con shimmer, que se suelen pegar más a la uña y dejan ver todos los defectos que tengamos en ella, y la verdad es que a excepción de una uña que tenía muy muy capeada dejaba un acabado perfecto. Me ha gustado mucho.

Decir que también hay una base con efecto blanqueante, pero debido a un problema con el paquete no me ha llegado. Echadle un vistazo a algún review de otras colaboradoras  si queréis saber algo más sobre ella, por ejemplo el de Todos los esmaltes son pocos.

Y finalmente, el aceite trifásico para cutículas. Probablemente sea el producto más llamativo de todos, ya que al menos a mí me parece súper curioso ver en suspensión las tres capas distintas que tiene, sin embargo personalmente es el que menos me gusta. Como ya os dije con la crema, yo en cuestión de hidratación prefiero optar por alternativas naturales, y esto no lo es, pero ya no solo eso, sino que a diferencia de lo que ocurría con la crema, los aceites que en teoría hacen de principio activo aparecen a la mitad de la lista de ingredientes, por debajo de ingredientes como la parafina (que en teoría a largo plazo puede deshidratar más que hidratar). Aún abstrayéndome, os puedo decir que después de utilizarlo durante un tiempo, no me acaba de convencer. Al principio la verdad es que me dejó las cutículas muy bonitas, sin embargo con el paso del tiempo “se me quedó corto” y me empezaron a salir pielecillas y a ponérseme la piel cercana a la punta de las uñas más dura. De todos modos, parece que a mis compañeras les ha funcionado bastante bien, así que quizá sea yo que soy muy exigente con este tipo de productos. Por otro lado, es bastante graso, lo que cabía de esperar viendo la lista de ingredientes, aunque la brocha hace que sea más fácil aplicar el producto y regular la cantidad a echar. Y por último, a mí personalmente me huele muy bien. En concreto, me huele a unas muñecas que tenía cuando era pequeña que se llamaban Dulcelinas, y que eran como unos transformers, pero en vez de transformarse en máquinas se transformaban en pastelitos. Por todo ello, a pesar de que no lo recomendaría ciegamente, tampoco es que lo desaconseje, y desde luego es un producto muy atrayente.

Además de la gama de cuidado de manos, este otoño han sacado tres tonos nuevos de la gama 7 Days Long. Desgraciadamente, como os decía, por problemas con el paquete a mi solo me ha llegado el tono 822. Un rosa chicle bastante llamativo pero que no pierde la elegancia. Esta gama me gusta bastante. Uniformiza muy bien, tiene una cobertura buena, con bastante brillo, secan rápido, y aunque no lo parezca por los tonos que se suelen ver en internet, tiene una gama cromática digna de ver con colores súper especiales dentro del acabado crema. Os dejo el swatch, mientras que en mi instagram podéis ver un diseño muy dulce que he hecho con él, con su respectivo vídeo.

Y esto es todo por hoy, espero que os hayan gustado estas primeras impresiones.

¡Hasta la próxima!

ShareShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on TumblrEmail this to someone

One thought on “Review de la Línea de Cuidado de manos de Deborah Milano

  1. Pingback: Cıvata

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>